Mantén tus cosméticos en óptimas condiciones


Como es sabido todo en la vida tiene fecha de expiración, por lo que los productos de belleza no son la excepción, así que el adquirir aquellos labiales o cremas favoritas por paquetes no es una buena opción. Esto se debe a que es realmente difícil saber con exactitud cuando perecen. Por ello, te muestro estos consejos para mantener ese kit de cosméticos en buen estado.





Adquirir: es complicado saber la fecha de caducidad de algún producto de belleza, así de que ahora en adelante, pégale una etiqueta con la fecha en que lo has adquirido.

Guardar: recuerda que los productos a temperaturas altas y expuestos al sol se dañan. Los rayos ultravioletas destruyen los preservativos que le otorgan una vida más amplia. Tampoco es una buena idea guardarlos en el baño, ya que pueden estar expuestos a cambios de temperatura. Lo mejor es mantenerlos en un lugar fresco.

Uso: es importante tener en cuenta que los cosméticos que incluyen aplicador (rímel, lipstick, entre otros) duran menos y, esto se debe, a la mezcla de bacterias que pasan de la piel al envase. Así que si puedes obtener un repuesto y cuando lo creas pertinente desechar el anterior sería lo ideal.

Empaque: para tener el producto en buen estado, quizás sea conveniente guardarlo en su caja o empaque original.

Utensilios: en lo que respecta a brochas, esponjas y pinceles de maquillaje es necesarios lavarlos con jabón una vez a la semana, ya que pueden estar llenos de bacterias que pueden dañar la piel.


Te recomendamos leer:


Aquí te dejo unos ejemplos de cosméticos y su duración

Rímel
4 a 6 meses
Lápiz labial, lipstick y brillo
2 a 3 años
Barniz
1 a 2 años
Exfoliantes
1 año
Cremas hidratantes
6 meses a 1 año
Perfumes
2 años
Polvos
2 a 3 años
Bases líquidas y correctores
6 meses a 1 año










Recuerda que es importante seguir estas sencillas recomendaciones para conservar, manipular y emplear los cosméticos. Ten presente que no debes guardar el maquillaje por mucho tiempo, ya que puede causar un daño a la piel.


Este post pertenece a serchickas.blogspot.com, autora Erika